Saltar al contenido

Noticias

Diez recomendaciones para una mejor cobertura de los temas de salud con enfoque en mujeres

agosto 04, 2022
Diez recomendaciones para una mejor cobertura de los temas de salud con enfoque en mujeres

El cubrimiento de los temas relacionados con la salud de las mujeres está en el radar de los periodistas y medios de comunicación latinoamericanos, pero aún hay camino por recorrer para reportar con rigurosidad, sensibilidad y respeto la realidad de las mujeres en el cuidado de su salud en medio de los retos impuestos, principalmente, por su rol como cuidadoras.

Así lo consideran María Laura Chang y Olívia Meireles, ganadoras del Premio Roche de Periodismo en Salud en 2021 y 2020, y Nicole Martin, mención de honor en Acceso a la Salud del Premio Roche en 2021, quienes conversaron en una charla virtual sobre la importancia de la cobertura y difusión de esta temática. Estas son algunas de las recomendaciones que compartieron:

1. Equipos diversos: El área directiva y editorial de un medio de comunicación debe estar compuesta por un grupo variado de individuos (mujeres, afrodescendientes, personas LGTBIQ+, entre otros) que facilite la propuesta de trabajos periodísticos que aborden diversos aspectos de la sociedad. Un equipo que busque la representación de diferentes intereses permitirá trabajar con la sensibilidad y respeto necesarios.

2. Relevancia: Demostrar, al proponer un tema de salud de la mujer al editor, que sí hay repercusiones en otros miembros de la sociedad cuando se afecta la salud de una de ellas, por lo que la cobertura periodística de las situaciones que las aquejan son relevantes para todos y deben ser visibilizadas. Son temas que no suelen estar en las agendas noticiosas, por lo que además podrían tener una característica de primicia.

3. Temas poco reportados: Aprovechar la tímida atención en la cobertura de las mujeres y su salud para acercarse a temáticas que hasta ahora han sido invisibilizadas. Ejemplos de estos tópicos incluyen: la importancia de las parteras en países de América Latina, la violencia obstétrica y el parto respetado, los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y personas LGTBIQ+, la intersección de crisis climática y salud.

4. Capacitación y sensibilización: Crear espacios constantes dentro de las salas de redacción y equipo de trabajo en general para que otros periodistas o editores, que hasta el momento no han abordado a fondo la temática, entiendan cómo hacerlo correctamente. Un comité interno podría ser el escenario para explicar a los colegas la importancia del tema, la sensibilidad que requiere su cobertura, el uso correcto de los términos, entre otros aspectos que lleven a un mayor interés del medio de comunicación en general sobre el tema.

5. Fuentes con perspectiva de género: Abrir el espacio a profesionales médicas que han sido invisibilizadas como fuentes de información, a médicos que puedan contribuir a una cobertura desde una perspectiva de género y a líderes comunitarios que conocen lo que ocurre en las pequeñas poblaciones. El periodista de salud debe saber identificar las fuentes que sí aportan al debate en estos temas que usualmente no hacen parte de la agenda mediática, que se salgan del discurso que ya se conoce y que tengan la credibilidad necesaria para divulgar sus apreciaciones con seguridad.

6. Constancia: Hacer un seguimiento constante de los temas sobre mujer y salud, y que su cobertura y difusión no se limite únicamente a las “fechas o días especiales”. Cualquier momento del año es válido para reportar sobre la realidad de las mujeres.

7. Sin estereotipos: Dar visibilidad a quienes generen cambios y rompen el estereotipo en los temas de mujer y salud; por ejemplo: contar la historia del único padre de familia que está como acompañante de un paciente en un hospital de niños, rodeado por madres, abuelas o tías encargadas del cuidado de todos en la familia. Divulgar estas otras realidades ayuda a generar cambio especialmente en un rol impuesto en las mujeres que, incluso, deteriora su propia salud.

8. Corresponsabilidad: Enfatizar el papel del Estado y del sector privado en el cuidado de la salud de las mujeres y visibilizar en los trabajos periodísticos que el cuidado es un rol que no solo debe ser compartido por las unidades familiares, sino también por la sociedad, generando los espacios para ello.

9. Diversidad de formatos: Temas relacionados con la salud de las mujeres, como la violencia de género, podrían llevar a contar esas historias de la misma manera, por lo que es importante ser creativos al reportar estas realidades. El uso de formatos diversos en una misma cobertura –por ejemplo: animaciones más reportajes clásicos con un lenguaje sencillo– permite sensibilizar a públicos diferentes, entregando la información en la forma en la que cada uno de ellos la consuma. En el caso de los jóvenes, la historia debería ser traducida al formato de las redes sociales, mientras que el mismo tema –más extenso–, podría ser del agrado de una audiencia de mayor edad.

10. Aliados: Hacer un acercamiento a las “revistas de mujeres” o secciones “para mujeres” en medios de comunicación, ya que pueden ser un potencial aliado para el cubrimiento del tema y la divulgación de nuevas historias, siempre y cuando el medio haga un periodismo riguroso, acorde a la perspectiva de género, sin banalizar la información, y cuente con una audiencia que ya esté interesada en la temática.

Encuentra aquí otras reflexiones sobre la cobertura de la salud en las mujeres:

Sobre el Premio Roche

El Premio Roche de Periodismo en Salud es una iniciativa de Roche América Latina, con la Secretaría Técnica de la Fundación Gabo, que busca reconocer la excelencia y estimular la cobertura periodística de calidad sobre temas de salud y ciencia en América Latina, integrando miradas desde lo sanitario, económico, político, social, entre otras áreas de investigación en el periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hecho con por