Saltar al contenido

Columnistas

4 oportunidades que ofrecen los formatos audiovisuales breves para contar historias de salud sin perder rigurosidad ni relevancia

julio 26, 2022
4 oportunidades que ofrecen los formatos audiovisuales breves para contar historias de salud sin perder rigurosidad ni relevancia

Por: Javier Drovetto

La cobertura sobre salud suele ser sobria. Probablemente, la temática opera como un límite para la creatividad o el tratamiento ágil. Los medios y los periodistas entendemos que una narrativa tradicional garantiza rigurosidad y es respetuosa de la comunidad involucrada en nuestros reportajes. Por ejemplo, con las personas que transitan determinada enfermedad y sus familiares.

Ese razonamiento puede ser acertado. Pero, ¿qué oportunidades nos podemos estar perdiendo por no contar historias sobre salud en formatos audiovisuales breves? En esta columna propongo identificar aportes que una narrativa innovadora sobre salud puede darnos en cuanto a posibilidades para explicar una noticia, conectar con la audiencia mediante las emociones, aprovechar las nuevas formas de consumo de información y retroalimentar nuestra cobertura.

Entender muy bien lo que es complejo para explicarlo de manera simple

La noticia en sí misma es, cada vez más, una mercancía (commodity) que no nos otorga un valor diferencial de otros medios o periodistas. En cambio, sabemos que gran parte de la audiencia aprecia que la ayudemos a entender las noticias. Pero hay algunas noticias, en particular las relativas a temas de salud, que son complejas de explicar si las abordamos de una manera tradicional. Es decir, pueden resultar tediosas para el lector. En esos casos, los formatos visuales pueden resultar una gran alternativa.

¿Recuerdan el concepto de achatar o aplanar la curva de contagios de COVID-19? Surgió a principios de la pandemia y la mejor manera de ayudar a la audiencia a comprender la idea fue a través de narrativas visuales didácticas. Así lo hizo la periodista Lucía Wei He en un video explicativo de apenas tres minutos que incluye algunas animaciones sencillas, que permiten comprender la noticia de una manera muy gráfica.

Los formatos visuales permiten, además de explicar fácil lo complejo, abordar temas de salud que no ofrecen necesariamente un “título informativo”, que no responden a la lógica del “titular”, pero que permiten acompañar a la audiencia desde el entendimiento. Estas siete placas o infografías publicadas en el feed de Instagram de RED/ACCIÓN (Argentina) explican de una forma muy eficaz y rigurosa cómo funcionan las vacunas. Aunque por momentos puede parecer que somos demasiado básicos, es clave que la cobertura sobre salud evite sobreentendidos.

Conectar con nuevas audiencias al ofrecer otras experiencias de consumo

No es novedad que los adolescentes y jóvenes se informan principalmente desde las redes sociales. Lo vuelve a señalar el informe reciente del Instituto Reuters sobre consumo de noticias digitales. Por lo que es casi un deber pensar formas de contar nuestras historias de salud en los formatos audiovisuales nativos de las plataformas que eligen las personas menores de 30 años para informarse.

En esta historia visual de una única placa, Salud con Lupa (Perú) explica cuánto dinero gasta una mujer en anticonceptivos, en el contexto de la interrupción de la mayoría de los servicios reproductivos por parte del Estado. Mientras que en esta otra infografía, el medio peruano expone la escasa inversión nacional en servicios de salud mental.

Hace algunos años, no hubiésemos pensado en reportear un tema para contarlo en una historia ilustrada que la audiencia puede agotar en menos de 30 segundos. Hace algunos años, el periodismo tampoco competía por la atención de la audiencia de una manera tan directa con el entretenimiento, el ocio y el consumo en un mismo soporte.

Pictoline es un emblema en cuanto a comunicación visual. La agencia mexicana narra y contextualiza noticias en ilustraciones breves y también aborda temas de salud que están fuera de la agenda mediática. Son temas que de no ser por el formato visual seguramente no serían abordados. Por ejemplo, en una ilustración introduce a la audiencia en un tema de salud seguramente desconocido: la parcopresis o “intestino tímido”, como se le llama al trastorno por el cual muchas personas se resisten a ir a otro baño que no sea el propio.

Lo audiovisual favorece la conexión mediante las emociones

Hace unos días logré entender realmente cómo impacta un trastorno de salud, porque pude experimentar qué siente alguien que lo tiene. Fue gracias a un video de poco menos de tres minutos que publicó AJ+ Español (Qatar) en sus redes sociales. Es una escenificación de un rato cualquiera de una persona adulta que tiene déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Que haya conectado con el tema a partir de la emoción que me produjo sentirme en el cuerpo de esa persona, no es casual. El formato audiovisual opera sobre varios de nuestros sentidos y puede potenciar nuestras historias. Incluso puede hacer brillar testimonios simples que en un texto podrían ser justamente eso: simples testimonios.

Cuando Rocío cuenta a cámara que tiene autismo y explica cómo llegó al diagnóstico, sin dudas la audiencia de la Fundación La Nación (Argentina) puede entender mejor este trastorno y la diversidad en la que se presenta. ¿Acaso esto último no es un objetivo que el periodismo sobre salud debe perseguir y abrazar?

Las narrativas visuales y la retroalimentación que ofrecen las redes sociales

Si hay algo que las redes sociales alimentan con sus algoritmos es la posibilidad de que los usuarios interactúen, una acción que finalmente sostiene el interés de las personas por estar en ese espacio. En el mismo sentido, los contenidos periodísticos visuales ajustados a los formatos nativos de estos espacios virtuales permiten capturar rápidamente, y gracias a la interacción, qué es lo que le falta a nuestra cobertura sobre salud.

En plena cuarentena, RED/ACCIÓN publicó una serie de placas sobre los métodos anticonceptivos de alta efectividad y de distribución gratuita que por ley el Estado argentino debe garantizar. El contenido tuvo gran alcance pero sobre todo mucha participación de la audiencia, que concentró gran parte de sus comentarios en presentar dudas sobre si las pastillas anticonceptivas femeninas son realmente el mejor método para evitar embarazos no deseados, si tomar pastillas produce aumento de peso o si es cierto que puede disminuir el deseo sexual.

En definitiva, esa historia publicada en Instagram dejó en claro que existía una necesidad de contar una segunda historia que finalmente el medio publicó bajo el título Pastillas anticonceptivas: las respuestas a las dudas de quienes las toman o planean hacerlo.

En periodismo, poder y saber escuchar a la audiencia para satisfacer sus necesidades con un contenido de calidad simboliza una operación exitosa.

Sobre el Premio Roche

El Premio Roche de Periodismo en Salud es una iniciativa de Roche América Latina, con la Secretaría Técnica de la Fundación Gabo, que busca reconocer la excelencia y estimular la cobertura periodística de calidad sobre temas de salud y ciencia en América Latina, integrando miradas desde lo sanitario, económico, político, social, entre otras áreas de investigación en el periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hecho con por