¿Por qué apostar por el periodismo colaborativo?

Imagen para ilustrar columna de Patricia Marcano del 5 de noviembre 2021.

Por: Patricia Marcano

El periodismo colaborativo ha ido ganando espacios, poco a poco, en Latinoamérica y eso es una buena noticia. Con el tiempo hemos aprendido que las alianzas entre distintos medios de comunicación para hacer coberturas especiales dentro del país o trabajos transfronterizos se traducen en reportajes más completos, de mayor calidad e impacto. Incluso, en países donde la libertad de expresión, el derecho a la información y el periodismo están en riesgo, las alianzas ayudan a romper la censura.

Las motivaciones y maneras de lograrlo pueden ser varias. A veces la colaboración periodística se busca para republicar contenidos. Ocurre cuando un medio de comunicación o una comunidad de periodistas hace el trabajo y busca luego a un medio para publicar o, dependiendo de la naturaleza del tema y de si engloba a varios países, busca a varios medios del país involucrado o alguno en cada nación de interés.

En otros casos, la colaboración busca cubrir un mismo tema entre varios, editar juntos y publicar. Por ejemplo, un medio de circulación nacional puede buscar una alianza o colaboración con un medio regional para cubrir un evento entre ambos, con periodistas en la zona y en otra ciudad. También se puede dar el caso de que varios medios locales hagan una alianza para hacer una cobertura periodística con el objetivo de protegerse con la publicación conjunta y en simultáneo: unen esfuerzos y se hacen más fuertes ante una posible agresión de ciertos poderosos que no quieren quedar al descubierto o que se revele algo.

Una motivación clásica es tener un tema transnacional o transfronterizo. En estos casos puede darse la alianza entre dos o más medios de comunicación de países diferentes, para seguir el rastro de ciertas personas, empresas o transacciones. Esto permite conseguir información complementaria en otros países, en otras jurisdicciones a las que no se tiene alcance desde una sala de redacción, pues implica que varios periodistas, en distintos países, hagan la reportería necesaria para sumar al mismo tema. Esto se ve, sobre todo, en  historias sobre corrupción o crimen organizado porque traspasan fronteras.

También puede ocurrir que un medio de comunicación o una comunidad de periodistas consigan una filtración donde hay datos e información de varios países, lo que hace necesario buscar medios de comunicación aliados en cada uno de ellos. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, con investigaciones lideradas por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) o por Occrp (Organized Crime and Corruption Reporting Project).

Una vez identificado el tema que puede ser trabajado desde el periodismo colaborativo, y dependiendo de las distintas motivaciones, hay una serie de aspectos que se deben considerar, abordar y cubrir para lograr que esa alianza o proyecto conjunto lleguen a buen término. Estas serían algunas recomendaciones:

– Definir roles. Cuál es la fortaleza de cada medio y, en función de eso, definir qué hará cada uno.

– Designar a un coordinador del proyecto o, si participan varios medios, un coordinador en cada uno de ellos. Esta persona se encargará de sostener las reuniones que ocurrirán a dos niveles: con el equipo directivo y con el equipo de reporteros, diseñadores, desarrolladores, equipo de redes sociales. Esto va a depender de la estructura interna de cada medio de comunicación.

– Fijar fecha de publicación. ¿Los textos se publicarán el mismo día y a la misma hora en todos los medios? ¿Cuál es el día y la hora que le conviene más a todos?

Precisar cómo serán las publicaciones. ¿Será una serie de varias entregas? ¿Todos los medios publican el mismo texto o cada uno saldrá con su propia versión? ¿La edición de los textos también es colaborativa o de cada medio?

Establecer un cronograma de trabajo. Fijar un deadline para la entrega de los textos. Esto es importante porque a partir de la entrega comienzan otros procesos: edición, verificación de los datos, trabajo gráfico y de redes sociales.

– Comunicación y seguimiento constante. Esto es fundamental y muy importante. Sin comunicación fluida la colaboración se puede caer o puede haber malas interpretaciones que afecten el trabajo.

– Compartir sin egoísmo. En el caso de los periodistas, cuando se trabaja con colegas de otros países en una misma historia es importante el compromiso y la confianza. Cada uno buscará información en sus respectivas ciudades o naciones y lo compartirá con los colegas. Todos aportan información. Así es posible unir las piezas sueltas del rompecabezas o identificar los huecos que aún faltan por llenar. Esto se traduce en historias más robustas y completas.

Toda alianza o colaboración, si fluye bien, puede culminar con una nueva red de periodistas que, más adelante, podrá unirse de nuevo para seguir contando historias.

Sobre el Premio Roche

El Premio Roche de Periodismo en Salud es una iniciativa de Roche América Latina y la Secretaría Técnica de la Fundación Gabo que busca reconocer la excelencia y fomentar el trabajo periodístico de calidad en la cobertura de temas de salud en América Latina.

Hecho con por

Pin It on Pinterest