#ConDatos: Los poderosos distorsionan estadísticas sobre la lucha contra COVID-19

Imagen para nota desinformación del 30 de junio.

Por: Cristina Tardáguila

En la disputa para ser reconocido como el o la gobernante más eficiente en la lucha contra el COVID-19, políticos de varios países han estado distorsionando datos y difundiendo comparaciones indebidas. Es necesario prestar atención extra a las frases e infografías con números sobre los programas de vacunación, el total de vacunas repartidas y/o aplicadas, y sobre la capacidad del sistema sanitario de diferentes naciones. Compararlos puede ser arriesgado.

El 2 de junio el presidente Jair Bolsonaro dijo en la televisión brasileña que “Brasil era el cuarto país que más vacuna a sus ciudadanos (contra COVID-19) en todo el mundo”. En su verificación, Agência Lupa explicó que esta frase solo sería verdadera si se tomara en consideración el número absoluto de personas vacunadas. Y, como Brasil es una de las naciones más pobladas del mundo, la información queda distorsionada (en favor de Bolsonaro).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a principios de mes, Brasil ocupaba la posición 79 en la tabla de clasificación de países con mayor capacidad de inmunización, con 45 millones de personas ya vacunadas contra COVID-19, por lo menos con una dosis. O sea, muy lejos de la información difundida por el Presidente.

El 16 de junio, sin embargo, Bolsonaro volvió a manipular las estadísticas al sugerir el éxito del programa de vacunación brasileño. Los fact-checkers de Estadão Verifica publicaron otra detallada verificación explicando por qué el dato era equivocado y poco ayudaba en el control de la pandemia.

“El dato se basa en un ranking del panel Our World In Data, de la Universidad de Oxford, que presenta la cantidad total de vacunas aplicadas, sin diferenciar la primera y la segunda dosis ni indicar el porcentaje de la población que ha sido inmunizada”, escribieron.

Al crear un listado que toma como criterio el total de vacunas sin sumar la proporción de la población inmunizada, la base de datos permite que personas malintencionadas desinformen a partir de ella. Es importante, por lo tanto, recordar que, en la mayoría de los modelos epidemiológicos existentes actualmente, un país está colectivamente protegido cuando alcanza por lo menos la vacunación del 70% de sus ciudadanos. El número absoluto de vacunas es evidentemente menos importante.

Situación semejante vivieron los fact-checkers turcos de Teyit el último viernes. Basándose igualmente en el Our World In Data, el Ministro de Sanidad de Turquía publicó en Twitter que su país tenía “el mejor desempeño en tasa de vacunación” contra el COVID-19. Los verificadores subrayaron, sin embargo, que la lista que le sirvió de base a Fahrettin Koca no contiene todas las naciones y que bastaba cambiar la visualización de los datos para ver que hay cuatro países mejor posicionados que Turquía en esta consulta.

Preocupan también las imágenes que circulan por las redes sociales y aplicaciones de mensajería comparando la capacidad del sistema sanitario de varios países. Un ejemplo muy claro de esta situación fue detectado por ColombiaCheck en abril de 2020.

Las senadoras Paloma Valencia y María del Rosario Guerra, al igual que Tomás Uribe (hijo del expresidente Álvaro Uribe), compartieron en sus cuentas de Twitter un gráfico en el que Colombia aparecía como líder en capacidad de unidades de cuidado intensivo (UCI) en América Latina.

“Aunque los datos para Colombia coinciden con datos disponibles, para los demás países los datos de la tabla están errados, o no hay datos unificados que permitan hacer una comparación acertada”, aclararon los verificadores.

Pero la desinformación cuadraba con lo que deseaban los ciudadanos en su momento, así que ganó mucha adhesión y fue compartida diversas veces.

Para tener en cuenta

– Las comparaciones justas involucran territorios y poblaciones de tamaños semejantes.

– Las comparaciones económicas deben tener en cuenta el nivel de desarrollo.

– Los números absolutos de enfermos, vacunados y/o muertos son peligrosos. Es mejor usar tasas por mil o 100 mil habitantes, además de un porcentaje sobre la población total.

– Cuidado extra con todas las frases que llevan la expresión “más grande del mundo” o “mejor del mundo”. Es muy posible que sean exageradas. Lo mismo pasa con “el peor” y “el más pequeño” del mundo.

Sobre el Premio Roche

El Premio Roche es una iniciativa de Roche América Latina, con la Secretaría Técnica de la Fundación Gabo, que busca reconocer la excelencia y la cobertura periodística de calidad sobre la salud en la región.

Para más información o consultar inquietudes sobre la novena edición del Premio Roche, comunícate al correo electrónico: premioroche@fundaciongabo.org

Hecho con por

Pin It on Pinterest