Saltar al contenido

Columnistas

Recursos del día a día que todo reportero de salud puede aprovechar

agosto 09, 2022
Recursos del día a día que todo reportero de salud puede aprovechar

Cubrir temas de salud implica lograr un sano balance entre la investigación juiciosa, la actualización profesional y el permanente cuidado de nuestra salud física y mental.

Por: Aleida Rueda

Está claro que la mayor parte del día a día de una periodista que cubre temas de salud consistirá, justamente, en hacer investigación periodística.

Leer artículos, reportes y guías sanitarias; hacer entrevistas a médicos, científicos, pacientes o autoridades de salud; asistir a conferencias de prensa, verificar cifras y datos, explicar procesos, conceptos e investigaciones; buscar formas narrativas creativas y accesibles al público no especializado y, en general, estar al día con los temas sanitarios más importantes de la agenda pública son algunas de actividades inherentes al periodismo de salud.

Pero la investigación, aunque esencial, es solo una parte del trabajo. Conforme aumenta la carga laboral o la motivación para avanzar profesionalmente, también surgen nuevas dinámicas que, bien utilizadas, pueden ayudarnos a organizar mejor nuestras actividades, adquirir nuevas herramientas para la cobertura periodística y evitar el agotamiento físico y mental.

Aquí algunas de ellas:

Aprovechar Twitter

Como en muchos otros casos, para cubrir sucesos de salud -como el brote inesperado de alguna enfermedad o los anuncios urgentes por parte de los gobiernos o las organizaciones internacionales-, Twitter es esencial.

Aprovecharlo significa seguir cuentas de interés en temas de salud, desde instituciones y organizaciones mundiales como la OMS o los ministerios de salud nacionales, hasta voceros, médicos, científicos y líderes de opinión que analizan informes, explican artículos científicos, evalúan críticamente sucesos sanitarios, dan recomendaciones o responden de manera ágil e inmediata las dudas de la población.

Una buena forma de mantenerse actualizado sobre las nuevas investigaciones en las que participan especialistas de todo el mundo es seguir las cuentas de revistas científicas como: @JAMA_current, The New England of Medicine, PLOS Medicine, The Lancet.

Twitter es, en ese sentido, una fuente permanente de información, datos y ángulos potenciales para la cobertura de salud. Además, es un canal para acceder a fuentes especializadas de manera directa y contactarlas sin las trabas que con frecuencia imponen las instituciones.

¿Cómo aprovecharlo mejor? Crea listas de cuentas confiables por temática, que puedas ir actualizando permanentemente para poder tener una fotografía de lo que se está discutiendo sobre cada tema en todo momento.

Asistir a conferencias o eventos científicos

Uno de los mejores lugares para encontrar historias periodísticas y fuentes especialistas son los eventos que reúnen a la comunidad científica y en los que, con frecuencia, presentan resultados de sus investigaciones, hacen análisis actualizados sobre algún tema de salud, plantean preguntas interesantes que detonarán en una investigación en el futuro o sostienen acaloradas discusiones que muy probablemente no aparecerán en un artículo de investigación.

Dentro de la rutina de una periodista de salud siempre es recomendable echarle un ojo permanente a los eventos, conferencias, charlas, foros, encuentros y congresos que sucederán cada mes para poder aprovecharlos y sacarles el jugo periodístico. Para hacer una cobertura eficiente de los congresos o grandes eventos, es importante revisar los programas temáticos y conferencistas con antelación para poder planear una cobertura estratégica, con temas, ángulos y especialistas específicos, en lugar de dejarse llevar -y perder- por la velocidad y la abundancia de información.

¿Cómo aprovecharlas mejor? Revisa sitios como este o este para mantenerte al día sobre los encuentros científicos en temas de salud que ocurrirán en cada país.

Aprender de otros

Mucho de nuestro trabajo periodístico puede enriquecerse a partir del trabajo de otros. Esto incluye, por un lado, acercarse a redes de colegas o ingresar a asociaciones profesionales en las que se compartan recomendaciones, oportunidades y herramientas para una mejor cobertura. Por otro lado, leer o escuchar las historias de otros, desengranando su narrativa, puede motivarnos, inspirarnos y cuestionarnos sobre nuestro propio trabajo.

Sitios web como el de Association of Healthcare Journalists, The International Center for Journalists, The Open Notebook, y, en español, asociaciones y medios como Salud sin Daño, Medscape o Salud con Lupa ofrecen oportunidades, recursos, recomendaciones, historias periodísticas e iniciativas colaborativas que pueden ayudarnos a hacer coberturas en salud con más herramientas y mejores aliados.

¿Cómo aprovecharlo mejor? Aprender de otros también incluye aprender, desde la escucha activa y la empatía, de las personas que nos rodean. Aprender sobre sus percepciones de salud y bienestar, sobre la diversidad de retos que enfrentan para acceder a los servicios de salud o las formas en las que viven y transitan las enfermedades.

Cubrir salud sin descuidar la salud

Cualquier persona que se dedique al periodismo sabe lo fácil que puede ser descuidar la salud en aras de lograr una buena historia. Dormir mal, comer de forma poco saludable, viajar mucho o en condiciones poco higiénicas, beber alcohol o fumar en exceso, o poner en riesgo la salud mental pueden ser algunas de las múltiples formas de sucumbir al lado oscuro de este oficio.

Estudios han mostrado que la cobertura de sucesos, como la pandemia por COVID-19, pueden afectar aún más en la salud de los periodistas. En este estudio se identificó, por ejemplo, que 44,4% de los periodistas encuestados padecía de agotamiento emocional, 19% de despersonalización (cuando sienten un distanciamiento de su cuerpo y su entorno) y el 18% sufría ambas.

Por eso, una de las cosas que no puede faltar en la rutina diaria de un periodista de salud es, precisamente, cuidar nuestra salud física y mental a través de recursos personales como la inteligencia emocional, la resiliencia y la autoeficacia. No hay que olvidar que el trabajo periodístico no debe hacerse a costa de nuestra estabilidad emocional. 

¿Cómo aprovecharlo mejor? El autocuidado individual está bien, pero no es suficiente. Las organizaciones mediáticas, así como dueños de medios, editores o supervisores deben propiciar las condiciones para cuidar la salud física y mental de sus colaboradores. Hay estrategias puntuales que pueden llevar a cabo para asegurar su bienestar. 

Sobre el Premio Roche

El Premio Roche de Periodismo en Salud es una iniciativa de Roche América Latina, con la Secretaría Técnica de la Fundación Gabo, que busca reconocer la excelencia y estimular la cobertura periodística de calidad sobre temas de salud y ciencia en América Latina, integrando miradas desde lo sanitario, económico, político, social, entre otras áreas de investigación en el periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hecho con por