Relatoría del Premio Roche de Periodismo en Salud – Categoría Televisión y Video

Foto: Rafael Bossio/FNPI.

Relator: Orlando Oliveros

Foto: Rafael Bossio/FNPI

Jurados:

Luis Quevedo

Comunicador hispano especializado en ciencia y tecnología. Basado en Nueva York, ha producido radio y podcast para National Public Radio (NPR), dirige y presenta el informativo tecnológico CST para NTN24, colabora con diario español El Mundo y es cofundador de la red independiente de podcasts Cuonda. Ha dirigido y protagonizado dos premiados documentales sobre la evolución de la especie humana y el colapso de la civilización.

Roxana Tabakman

Escritora y periodista científica argentina especializada en cobertura de salud. Autora del libro La Salud en los Medios (Medicina para periodistas, periodismo para médicos) editado en español y portugués. Bióloga graduada de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Integró el laboratorio de Neuroquímica de la Fundación Campomar (hoy instituto Leloir) de Buenos Aires. Ha publicado artículos en La Nación y Página 12 de Argentina, La Vanguardia de Barcelona y la revista Perspectivas de la OPAS. Durante nueve años fue editora de la sección Medicina de la Revista Noticias. Ha sido galardonada varios premios, entre ellos el Premio Longines al Periodismo Destacado. En San Pablo produce contenidos periodísticos en español y portugués para Medscape, líder global en información médica, y realiza crítica periodística con foco en periodismo de salud en el Observatorio da Imprensa.

Asesora médica:

Fernanda Hernández

Es Médica cirujana de la Universidad Militar Nueva Granada, especialista en Epidemiología y Magíster en Administración en Salud de la Universidad del Rosario. Actualmente cursa máster en Medicina Antienvejecimiento y Longevidad con la Universidad de Barcelona. Su práctica médica la ha combinado con una trayectoria larga y excepcional en medios de comunicación. Se desempeña como editora y presentadora de la sección de Salud de Noticias Caracol desde hace 11 años. Actualmente, también participa  en el programa radial “Mañanas BLU”.

Introducción

Por quinto año consecutivo, Laboratorios Roche de América Latina con la Secretaría Técnica de la FNPI- Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano convocó y reconoció la excelencia del periodismo latinoamericano en temas relacionados con la salud.

En esta edición, 24 trabajos en la categoría Periodismo Escrito y 19 piezas audiovisuales en la categoría Televisión y Video fueron seleccionados entre 489 postulaciones provenientes de 18 países de América Latina, para luego ser juzgados en ronda final por dos jurados escogidos por la Fundación.  

Este juzgamiento final tuvo lugar en la ciudad de Cartagena, en el hotel Movich, y consistió en dos jornadas entre el 3 y 4 de junio. Durante la primera jornada, Luis Quevedo, Roxana Tabakman y Fernanda Hernández evaluaron criterios bajo los cuales se escogieron al ganador y los dos finalistas de la categoría Televisión y Video.

Ricardo Corredor Cure, director ejecutivo de la FNPI, dio la bienvenida al jurado y a la asesora médica y reconoció la independencia de esta terna para juzgar cada uno de los textos periodísticos de la ronda final. Así mismo, resaltó el papel importante del Premio Roche de Periodismo en Salud como una coyuntura para identificar las problemáticas de los sistemas de salud en América Latina y como un escenario propicio para apreciar el devenir de la producción periodística en distintos países del continente.

Corredor Cure destacó el crecimiento significativo de las postulaciones al Premio con respecto a ediciones anteriores, lo cual funciona como un indicador del auge en el que se encuentra el periodismo de salud en la región.

Finalmente, agradeció la presencia del jurado y recomendó que la calidad narrativa y científica de los trabajos sean los dos factores decisivos en la selección del ganador y los finalistas en la categoría Televisión y Video.

Periodismo de salud: entre la responsabilidad y el rigor científico

Una vez se enfocaron en las 19 piezas audiovisuales que llegaron hasta la ronda final, Quevedo, Tabakman y Hernández hicieron énfasis en aquellos trabajos que carecían del rigor científico necesario para ser considerados como ganadores o finalistas del Premio. Para el jurado, el cubrimiento periodístico de la salud exige como requisito indispensable un fundamento científico concreto donde cada afirmación médica esté sustentada sin dar lugar a cabos sueltos.

Esto está íntimamente ligado a un componente de responsabilidad periodística, pues cuando se abordan temas relacionados con la salud se están manejando discursos de persuasión frente a la audiencia, es decir, se está informando al público sobre el funcionamiento, ventajas y desventajas de medicamentos y tratamientos médicos.

Por esta razón, el jurado advirtió de los peligros de algunas piezas que basaron sus historias en pseudociencias y medicinas alternativas sin siquiera proponer una pluralidad de fuentes que sirvieran para contrastar la información o enriquecer el debate interno del reportaje.

“Quien hace periodismo tiene una responsabilidad inmensa que se aumenta exponencialmente cuando es sobre salud. En medio de las presiones hay algo que nunca se puede sacrificar y es el rigor. Hacerlo debilita al profesional y tiene consecuencias, tal vez peores, para su audiencia” afirmó Fernanda Hernández.

Hacia el componente humano

El jurado también resaltó la necesidad de un componente humano para edificar una historia en el cubrimiento periodístico de la salud. Anclar emocionalmente el relato y cimentarlo en una narración biográfica libre de melodramas es la clave para erigir grandes reportajes. Cuando este componente humano se estructura audazmente con una información científica veraz y un análisis político, cultural y económico adecuado, se obtiene un cubrimiento periodístico ideal.

Este es el caso del ganador y los dos finalistas que el jurado seleccionó para la categoría Televisión y Video. Como finalistas fueron elegidos Médicos no vício de Álvaro Saraiva, Luiz Carlos Azenha, Diego Costa, Lumi Zunica, André Caramante, Camila Moraes y Luiz Guerra (Jornal da Record, de Brasil); y La invisible lucha contra la leucemia de Enrique Yavar y Rodrigo Bofill (Limonapps, de Chile). Sobre Médicos no vício, el jurado argumentó que es “un excelente exponente de investigación periodística que ilumina un problema de consumo de drogas que tiene aristas más complejas y consecuencias más amplias por afectar a profesionales de la salud. Es un asunto en el cual existe una red de silencio que incluye a la comunidad médica y autoridades y que es ampliamente desconocido por los pacientes. La gran calidad de producción, guión y edición, además de la investigación, han sido motivos fundamentales de su elección como finalista”.

Sobre La invisible lucha contra la leucemia, el jurado afirmó que es una obra que “consigue tratar aspectos de un tema de salud no exclusivamente centrados en la enfermedad o terapia médica. El trabajo incluye los aspectos familiar, social y legal consiguiendo un gran resultado. En especial, la dimensión económica de los trasplantes de médula en Chile sirve para resaltar la desarticulación entre las decisiones administrativas y sus inesperadas y en ocasiones graves consecuencias para la población. El tratamiento del contenido médico se habría beneficiado con mayor profundidad y rigurosidad”.

Finalmente, Quevedo, Tabakman y Hernández concluyeron que el trabajo ganador sería Alzheimer: música para recordar, de Paz Montenegro y Magaly Messenet (Canal 13, Chile), debido a que se presenta como “una obra audiovisual ejemplar por su tratamiento, edición y contenido científico. Los autores consiguen utilizar la emoción y la empatía a lo largo de toda la pieza, además abordan una problemática en crecimiento y una terapia de fácil acceso, evitando el amarillismo y las falsas expectativas. La información médica sobre la música como terapia es apropiada, clara, profunda y está integrada a la historia, a pesar de incluir una falla al describir el Alzheimer como causa de muerte. El enfoque es positivo, centrado en la calidad de vida, con especial respeto a pacientes y familiares”.

Innovación científica versus narración clásica: un punto de equilibrio

Luego de escoger al ganador y los finalistas de la categoría Televisión y Video, tanto el jurado como la asesora médica manifestaron su extrañeza ante un desequilibrio metodológico en las postulaciones, aduciendo que la gran mayoría de ellas se centraban en relatos de vida y apelaban al seguimiento narrativo de los pacientes, mientras que eran muy pocas las que se articulaban alrededor de un concepto o avance de la ciencia médica.

A raíz de lo anterior, decidieron remitirse a los trabajos que previamente habían sido descartados por los prejurados para hallar alguna pieza audiovisual que tratara sobre un avance médico. De aquella búsqueda exhaustiva surgió un trabajo que fue reconocido por el jurado con una mención de honor, titulado Técnica que modifica DNA pode ser chave da cura de muitas doenças de Stephanie Lotufo, Alvaro Pereira Jr, Marilia Juste, Rodrigo Lima, Marcelo Benincassa, Eduardo Mendes, Adriano Sorrentino y Vicente Cinque (programa Fantástico, de TV Globo, Brasil), debido a su tratamiento, “adecuado para una audiencia general, de una innovación tecnológica revolucionaria en biomedicina. La pieza sobresale entre todas las evaluadas por articularse alrededor de un avance científico a través de varios recursos visuales y técnicos”.

Al finalizar, el jurado y la asesora médica propusieron considerar, para futuras ediciones del Premio, que en las rondas técnicas y de preselección por parte de los prejurados se manejen unos criterios de selección más favorables con los trabajos que conciernen a innovaciones biomédicas y desarrollos médicos, ya que este también es un eje central dentro de los temas estipulados en las bases del Premio.    

Hecho con por

Pin It on Pinterest