El cubrimiento audiovisual de la salud: entre la ciencia y la estética

Foto: razihusin/ IstockPhoto

Una exitosa cobertura audiovisual de la salud consiste en la fusión armónica entre el aspecto científico del reportaje y su dimensión estética. Así lo han concluido los jurados del Premio Roche de Periodismo en Salud cada vez que ha llegado el momento de escoger los trabajos ganadores en la categoría de Televisión y video (si cubres temas de salud, recuerda que hasta el 3 de abril puedes postular tu trabajo al Premio Roche de Periodismo en Salud).

Aquí te explicamos en qué consisten estas dos dimensiones de lo científico y lo estético en el cubrimiento periodístico de la salud:

Desde la ciencia

El cubrimiento de la salud no admite imprecisiones. Se debe ser extremamente cuidadoso con la información porque de eso podría depender la vida de las personas. Por eso, es indispensable que cada una de las afirmaciones médicas de un reportaje esté sustentada en la opinión de especialistas como médicos e investigadores profesionales.

No es recomendable basarse en la opinión de “curanderos”, “sanadores” y otro tipo de fuentes con poca acreditación científica, muchas veces denominadas como fuentes con “experiencia empírica”. Sin embargo, si existe un fuerte deseo por incluir algún testimonio proveniente de estas fuentes (ya sea por su valor anecdótico o potencial literario) es imprescindible que esta información vaya precedida de un contraste de fuentes.

Por último, es importante saber que, aunque el trabajo periodístico sea el resultado de una investigación exhaustiva y apele a la opinión de expertos, ello no implica que su narración tenga que ser estrictamente académica: por el contrario, el encanto de un reportaje en salud reside en su capacidad de transmitir una información médica certificada a través de un lenguaje sencillo, fluido y práctico.

Desde la estética

El periodista que incursiona en el cubrimiento de la salud desde la televisión y el video debe procurar romper los esquemas tradicionales de la narración visual. Esto se logra con la construcción de escenas que evoquen el sufrimiento de un paciente sin la necesidad de mostrar dicho sufrimiento explícitamente, lo cual quiere decir que los dramas humanos de un reportaje deben estar alejados del amarillismo y ser pensados más desde la sensibilidad y la rigurosidad científica que desde la literalidad.

A la hora de considerar formatos, técnicas y demás estrategias estéticas, son preferibles los trabajos en alta definición que superen la media hora de duración, combinen el uso de la cámara en movimiento, la cámara subjetiva y desplieguen a lo largo de la narración una serie de recursos fotográficos. La variedad de planos y los encuadres precisos deben servir para contar la historia también.

Sobre el Premio Roche

El Premio Roche de Periodismo en Salud es una iniciativa de Roche América Latina con la Secretaría Técnica de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano –FNPI-, que busca reconocer la excelencia y estimular la cobertura periodística de calidad acerca de salud en la región (Consulta las bases del Premio.).

Para este año, se premiarán las categorías de Periodismo escrito y Televisión y video. Las inscripciones estarán abiertas hasta el próximo 3 de abril.

Hecho con por

Pin It on Pinterest